viernes, 22 de marzo de 2013

Cómic: V de Vendetta

Hoy reseña/crítica/comentario de V DE VENDETTA. La recuperación de esta obra, lectura, asimilación y disección de su poder y fuerza moral se me antojan como obligatorios para dilucidar gran parte de la debacle social y política que vivimos en nuestros días.

V DE VENDETTA de Alan Moore y David Lloyd: ****1/2

De entrada merece la pena destacar no solo la pertinencia actual de su discurso, sino la total vigencia del mismo a lo largo de los años en aras de una mayor comprensión y aceptación de la crítica al sistema que proclama con fiereza y desesperación. Que el discurso de Moore sea, por verídico, tan descorazonador, implica la asunción de sus peores temores y oscuros presagios. Como todas las narraciones distópicas y desencantadas con los sistemas de control y gobierno, V DE VENDETTA construye sus cimientos sobre una realidad física, palpable y datable; la inglaterra tatcheriana y sus abusos de poder. Pero cualquier momento de crisis nacional es extrapolable a paises de similar camino evolutivo en su entorno socio-político. Y ahí radica la grandeza de este trabajo, que como alegoría de la revolución incita a diseccionar los males que nos asolan como individuos sometidos. Resulta por completo punible aceptar que los que nos gobiernan vayan a ser a la postre prácticamente todos una ristra de corruptos insensibles, incapaces de empatía o responsabilidad alguna hacia su pueblo, con el único objetivo de enriquecerse a cualquier precio convirtiendo la usura y la explotación en armas legales con las que asegurar la miseria para el futuro de generaciones enteras. Pero más rabia e indignación genera la idea de la fácil manipulación con la que se pueden alcanzar dichos objetivos si la población asume con tanta diligencia su papel victimista y apocado de rebaño atenazado por el miedo fascista en el caso del cómic o la penuria económica oligárquicamente dirigida en el nuestro.

Alan Moore construye, como es costumbre en sus mejores trabajos, una trama de larga distancia plagada de referencias y engranajes milimétricos cosidos con enorme destreza dentro del relato para que este una vez haya alcanzado su punto álgido explote habiendo adquirido previa y plena consciencia del impacto de su honda expansiva en el lector. Estructurado en tres libros que podrían equivaler a los tradicionales segmentos de presentación, nudo y desenlace, estos se encuentran repletos de matices y continuas alusiones al número 5 y la letra V, tanto en el verso ocasional en inglés (pentámetro yámbico) que ejecuta el protagonista como en el título de todos los episodios, los continuos juegos de palabras y alusiones literarias o cinematográficas. La venganza de un individuo reconvertido en terrorista contra un sistema totalitario y sus más directos responsables, consigue emocionar y alcanzar lo poético en su blindada apología de la anarquía pese a su amargo aunque coherente final. David Lloyd por su parte no se queda corto en cuanto a su aportación a la obra, siendo el responsable no solo de la icónica figura y aspecto de V, sino de la misma elección de un redivivo Guy Fawkes como protagonista del relato. Su trazo oscuro, definido pero asfixiante, lúgubre y apagado, casi claustrofóbico incluso en sus viñetas más expansivas aporta toda la atmósfera retrofuturista necesaria. De hecho a la notable ausencia de globos de pensamiento o efectos sonoros, cabe añadírsele la de splash page alguna a lo largo del relato, que fluye sin necesidad de artificios gracias a la poderosa narración polifónica de Moore y la claridad expositiva del dibujante, que hace de dichas limitaciones intrínsecas auténticas bazas para el desarrollo y estructura de su puesta en escena.

Sobre la edición acometida por ECC, ríos de tinta digital han corrido con motivo de su precio de lanzamiento y segunda tirada o formato en rústica, que por comparativa con las ediciones previas de Planeta en tapa dura y ambas en odioso -por mí- Absolute, estas podrían resultar más completas y ateniéndonos a la primera o incluso a la de Norma (ambas de idéntica portada a la actual) mucho más económicas. Sin embargo, he aquí un defensor a ultranza de lanzamientos en rústica como este, incluso -más bien sobretodo- en obras de este calado. Si cundiera el ejemplo yankee sobre este tipo de ediciones, (me vienen a la cabeza las manejables y vistosas colecciones de SANDMAN o TRANSMETROPOLITAN e incluso el tomo de WATCHMEN) en nuestro país debería ser obligado disponer sobre estos títulos de una opción básica en rústica y una superior en tapa dura con extras adicionales si se quiere, para poder dar la oportunidad al aficionado más o menos exigente de escoger el formato más adecuado a sus intereses, reverenciando siempre sus parámetros originales de creación; esto es no aumentar o reducir la obra al antojo de sus editores y respetarla al máximo por deferencia hacia el lector y al creador. Quizás algún día lo veamos.


En cualquier caso y poniéndonos en perspectiva comiquera, V DE VENDETTA es un trabajo capital e indispensable del tebeo que debe contar con una perenne disponibilidad comercial, pues aunque el arte esté sujeto a maniobras económicas, su mensaje y contenido escapan, cuando la obra perdura y es realmente meritoria, a los muros de su formato. Este es uno de esos extraordinarios casos. Como lector, ciudadano y persona -creo- inquieta para con los parámetros sociales y vitales que nos rodean, modelan y definen, no puedo sino anhelar, desear con todas mis fuerzas la llegada de nuestra venganza. LIBERTAD! PARA SIEMPRE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...