miércoles, 26 de agosto de 2015

Cine: Julio-Agosto 2015

Un par de meses de poco visionado fílmico frente al mucho visionado televisivo, pero del que no obstante siempre se pueden rescatar títulos destacados e interesantes por unos u otros motivos.

PELÍCULAS VISTAS DURANTE JULIO-AGOSTO 2015

EL AÑO DE LA GARRAPATA: ***
Hay títulos en el cine español que enganchan de modo cuasi generacional y se convierten en pequeñas joyas que merece la pena revisionar y recomendar constantemente por su escasez conceptual y su impecable calidad técnica. Algunas se salen de la tabla como AIRBAG o DIAS DE FÚTBOL, alcanzando prácticamente la catalogación de cultura popular y otras como GENTE PEZ o EL AÑO DE LA GARRAPATA se quedan un peldaño más abajo pero mantienen su frescura y desparpajo intactos, con secuencias memorables como la boda del amigo.

CALVARY: ***
El nivel actoral de Brendan Gleeson hace tiempo dejó de poder valorarse con baremos estándar, alcanzando una maestría que poco o nada tiene que envidiar a los grandes ingleses contemporáneos como Ian McKellen, Michael Caine o Derek Jacobi. El drama y auto calvario impuesto por el personaje central en una perdida localización irlandesa ofrecerá la oportunidad de conocer a una carnavalesca y variada fauna local de secundarios bastante acertados, aunque sea un impresionate Gleeson la auténtica estrella de la función y motivo principal del visionado.

DAREDEVIL: *1/2
Cuando uno ama dos formatos es consciente de que en ocasiones (más de las que nos gustaría) estos no están destinados a entenderse. El cine y el cómic comparten formalmente muchas ideas visuales y narrativas, pero eso no asegura que el trasplante de unas en otras asegure el éxito o la calidad y menos sin un buen guionista. Un anti-héroe complejo y oscuro como Daredevil exige de mimbres más complejos que los que el plano y esteticista Mark Steven Johnson le imprime a esta lamentable adaptación. Y la elección de "saco de patatas" Affleck tampoco ayuda.

ELECTRIC BOOGALOO: ***1/2
Los documentales con temática centrada en el propio cine multiplican las posibilidades de diversión mitómana. ELECTRIC BOOGALOO repasa el recorrido de la compañía Cannon y más en concreto el de sus responsable Golan y Globus. Un despiporre de risas y anécdotas delirantes sobre títulos de serie B y más allá, donde una especie de "demasiada pasión por lo suyo" es la tónica dominante en el cine de estos kamizakes de la producción audiovisual. A un metraje desternillante se une un guión inteligente y ágil montaje. A no perdersela frikis de los 80.

JURASSIC WORLD: **1/2
Por norma las expectativas juegan en contra de la realidad final de muchos productos. Si añadimos que a títulos personal ninguna de las cintas jurásicas previas (ni siquiera la inaugural) me parecen memorables más allá de los efectos y alguna secuencia, este cuarto y amplificado capítulo apenas se limita a repetir lo esperable (¡ncluidos niños repelentes y personajes con escasa entidad donde solo Chris Pratt acepta su condición de cliché con humor): bichos comiendo gente y peleando entre sí. La música de Michael Giacchino entre lo más salvable.
MISSION IMPOSIBLE: ROGUE NATION: ***
La misión continúa gracias a la aparente juventud eterna de un Tom Cruise que vive y reina en la taquilla americana con productos de calidad y buen gusto en todas las facetas de producción. El realizador Christopher McQuarrie prescinde de esteticismos para centrarse en la narración más eficaz y espectacular posible, logrando elevar el listón con magníficas set-pieces, ritmo imparable y estupendas gotas de humor y misterio. Y dos nuevos secundarios para la ocasión: el carismático villano Sean Harris y la impresionante Rebecca Ferguson.

ORIGINS: ***
La nueva cinta de Mike Hill tras la más que interesante OTRA TIERRA plantea la posibilidad de científica de la reencarnación, pero lo hace partiendo de una peculiar historia de amor que a medida que se extiende parece desdibujar el planteamiento fantástico hasta un giro inesperado. De modo pausado el tono misterioso se desliza hacia el religioso y la cinta, bastante sólida en todo su metraje, se desinfla con un final blandengue que no obstante no hace sino ratificar la idea central, pese a que resulte una batalla inexistente (ciencia vs fe). Con todo resulta muy interesante.

WALL STREET, EL DINERO NUNCA DUERME: ***1/4
Secuela de la referencial WALL STREET donde el modelo del pelotazo del accionista engominado de sueño americano inmediato, pasa a ser un reflejo de la crisis global de 2007 con la caída de las bolsas. Oliver Stone parece conocer el tema pero no quiere abrumar con tecnicismos, mejorando la cinta en agilidad y dinamismo, pero dejándola a las puertas de algo más memorable que la consabida lucha de humanidad vs dinero, a la que al final hasta el mismísimo Gordon Gekko claudica parcialmente. Pese al toque soft, bastante recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...