sábado, 11 de enero de 2014

Cómic: Y el Último Hombre Volumen 8

Hoy comentario/crítica/reseña de Y EL ÚLTIMO HOMBRE VOLUMEN 8. La velocidad y agilidad del relato conseguidas durante el número anterior se mantienen con frescura y nuevas sorpresas, atisbando -en parte- el final del camino.

Y EL ÚLTIMO HOMBRE VOLUMEN 8: DRAGONES EN EL KIMONO
de Brian K. Vaughan, Pia Guerra, Goran Sudzuka y Jose Marzan Jr: ***1/4

La serie alcanza uno de sus más rocambolescos episodios en Japón, la tierra natal de la doctora Mann, que perseguida por la asesina Toyota retornará al hogar solo para encontrarlo asolado. Pero es la aventura de Yorick en pos de Ampersand en mitad de Tokio la que supone el desliz surrealista del volumen en curso, con un rescate del mono capuchino de las garras de una estrella del pop americana a lo Britney Spears en tierras niponas que dirige una organización criminal con acérrimas fans convertidas en secuaces al uso (como suena). Vaughan se las apaña para intercalar entre las tramas en paralelo los flashbacks pendientes de la Doctora Mann (haciendo aparición en uno de ellos el padre de la misma de inminente relevancia en la saga) y de Alter, más decidida que nunca a localizar al último hombre a cualquier precio. Pese a que se note cierto viraje hacia el alargamiento un tanto artificial de ciertos capítulos, la piezas se van alineando y el guionista consigue introducir elementos interesantes de reflexión dentro de los personajes y su recorrido. Por algunos pasa un tanto de puntillas aun teniendo posibilidades (el hombre artificial de Tokio o la cultura japonesa), y en otros focaliza más la atención consciente de que el drama intrínseco del viaje de Yorick es la carta final en la que apoyarse si la solución del misterio de la muerte masculina global no resultase lo suficientemente satisfactoria.

El equipo gráfico repite labor y resultados con solvencia, perfectamente sincronizados con los tempos que el guionista necesita, acelerando o ralentizando los momentos más frenéticos o espectaculares frente a los intimistas o reflexivos. Solo por la intervención de mi buen amigo Serna pude completar Y EL ULTIMO HOMBRE en versión Planeta con la adquisición por su parte de este número (desaparecidísimo en Madrid y aledaños) en tierras valencianas. Gracias my friend.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...