viernes, 26 de abril de 2013

Tv: Californication Temporada 6

Hoy comentario/reseña/crítica de CALIFORNICATION 6. Lo han vuelto a conseguir. Hank, Runkle, Marcy y demás familiares personajes, junto a los nuevos fichajes de temporada y la recuperación de alguno memorable de anteriores rondas logran que la diversión que esta serie asegura se cumpla una vez más.

CALIFORNICATION TEMPORADA 6 de Tom Kapinos: **3/4

No nos engañemos, la serie lleva dando tumbos y sin un rumbo fijo durante más temporadas de las que debiera. No obstante el mecanismo de precisión en que se ha convertido su humor cínico, malsonante y amoral, funciona ciclo tras ciclo sin atisbo de perder su chispa de magia. Ayuda a ello, que duda cabe, las actuaciones de unos protagonistas entonados que se lo pasan en grande con sus personajes. David Duchovny a la cabeza, que lleva con toda la pachorra del mundo su traje de Hank como un guante. La nueva excusa argumental, una opera rock sobre el libro más popular del protagonista por parte de una estrella inglesa de la descacharrante industria de la música, permite a la serie introducirse de nuevo en ese mundo que nos entregó la mejor temporada del serial y quizás el secundario más memorable de toda CALIFORNICATION hasta la fecha; su segunda vuelta y productor musical Lew Ahsby, cuyas periódicas apariciones en forma de ensoñaciones imaginadas de Hank -varias de ellas a lo largo de esta vuelta-, estatuas conmemorativas o flashbacks varios no dejan lugar a dudas acerca del cariño hacia este carácter.

Aunque desde luego no es el único, Evan Handler y Pamela Adlon vuelven a ser los Runkle (los cuquis yankees de alto standing) más Runkles que nunca, se recupera a ese descontrolado y memorable profesor de literatura que es Richard Bates (Jason Beghe con una afonía/ronquera cada vez más preocupante), así como a los nuevos fichajes para la ocasión como son dos de los supervivientes en la isla de PERDIDOS, la pivotal Maggie Grace (sorprendente en su aportación dramática) y el más colateral pero siempre bienvenido Jorge García. Por supuesto los entresijos del negocio de la música dejan apariciones destacadas como Tim Minchin y su histriónico Atticus Fetch o el cameo de Marilyn Manson. Aunque solo fuese por la convicción que muestra todo el equipo actoral, que transpira humor y buenas vibraciones, junto a esos diálogos afilados y cínicos que se gastan los guionistas, la serie ya merecería la pena, pero es que además siempre encontraremos algún episodio memorable capaz de entrar en la terna de nuestros favoritos, ya sea por su desmadrada irreverencia o su acumulación de situaciones disparatadas.

Algunos ya hemos dejado de preguntarnos si la siguiente temporada de CALIFORNICATION será la que de por fin carpetazo a la serie de forma digna. Esta reclamación ya no es necesaria, solo pedimos de cuantas temporadas vengan, que sean al menos tan divertidas como la anterior. Y que dure lo que tenga que durar, la seguiremos viendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...